Trabajos Originales

  • Sistemas de producción pecuarios en economías de pequeños agricultores. Comuna de San Clemente. Provincia de Talca. Chile.
DOI: 10.5354/0716-260X.1991.4645

Resumen

El presente trabajo, utilizando el enfoque metodo­lógico de sistemas de producción, caracterizó los sistemas de producción campesinos de dos localida­des y tres sectores parcelados, de la comuna de San Clemente de la provincia de Talca, en la VII Región del Maule, Chile, desde una perspectiva económica y técnica. Para ello se trabajó con dos tipos de productores, parceleros de la reforma agraria y pe­queños productores minifundistas.

Las características técnicas de los dos sistemas de producción no presentaron diferencias entre pro­ductores. Estos se caracterizan por una baja incor­poración tecnológica que se manifiesta en una baja productividad por hectárea. Utilizan fundamental­mente mano de obra familiar, recurriendo en forma esporádica a la contratación de mano de obra ex­terna.

Las economías de los minifundistas orientan su producción principalmente al autoconsumo fami­liar, en cambio en los parceleros ocurre una situa­ción inversa, pues orientan la mayor parte a los mercados.

El componente pecuario juega un rol muy impor­tante en la generación de ingresos monetarios de las unidades campesinas, constituyendo además una fuente de ahorro y seguridad que les permite afron­tar inestabilidades económicas.

Palabras claves: Pequeños agricultores, sistemas de producción pecuarios.

Abstract

By means of a methodological approach the present survey characterized the peasant farming systems of two localities in the San Clemente Country of the Talca province, VII th administrative region of Chile, from an economic and technical standpoint. For this purpose two categories of farmers were utilized: beneficiaries from the agrarian reform and small farmers. Technicall speaking both farming systems did not show any differences. Both systems showed a very low degree of tecnology incorporation which was associated with a low productivity per hectare. These kinds of farmers use the family group hand labor hiring only ocassionally,external assistence. The economic production systems of the small farmers are orientated mainly to self consumption while those economic production systems of the agrarian reform beneficiarles orientate their efforts to the meet the market demands. We are able to state that the animal production component plays an important role on the genesis of income for the peasantry as well as being a saving and reassurance wich allows them to face economic inestabilities.

Key words: Peasant economies, small farmers, economic production systems.

 

Abstract

El presente trabajo, utilizando el enfoque metodo­lógico de sistemas de producción, caracterizó los sistemas de producción campesinos de dos localida­des y tres sectores parcelados, de la comuna de San Clemente de la provincia de Talca, en la VII Región del Maule, Chile, desde una perspectiva económica y técnica. Para ello se trabajó con dos tipos de productores, parceleros de la reforma agraria y pe­queños productores minifundistas.

Las características técnicas de los dos sistemas de producción no presentaron diferencias entre pro­ductores. Estos se caracterizan por una baja incor­poración tecnológica que se manifiesta en una baja productividad por hectárea. Utilizan fundamental­mente mano de obra familiar, recurriendo en forma esporádica a la contratación de mano de obra ex­terna.

Las economías de los minifundistas orientan su producción principalmente al autoconsumo fami­liar, en cambio en los parceleros ocurre una situa­ción inversa, pues orientan la mayor parte a los mercados.

El componente pecuario juega un rol muy impor­tante en la generación de ingresos monetarios de las unidades campesinas, constituyendo además una fuente de ahorro y seguridad que les permite afron­tar inestabilidades económicas.

Palabras claves: Pequeños agricultores, sistemas de producción pecuarios.

Abstract

By means of a methodological approach the present survey characterized the peasant farming systems of two localities in the San Clemente Country of the Talca province, VII th administrative region of Chile, from an economic and technical standpoint. For this purpose two categories of farmers were utilized: beneficiaries from the agrarian reform and small farmers. Technicall speaking both farming systems did not show any differences. Both systems showed a very low degree of tecnology incorporation which was associated with a low productivity per hectare. These kinds of farmers use the family group hand labor hiring only ocassionally,external assistence. The economic production systems of the small farmers are orientated mainly to self consumption while those economic production systems of the agrarian reform beneficiarles orientate their efforts to the meet the market demands. We are able to state that the animal production component plays an important role on the genesis of income for the peasantry as well as being a saving and reassurance wich allows them to face economic inestabilities.

Key words: Peasant economies, small farmers, economic production systems.

 

Introducción

En la presente década diferentes investigaciones constatan que el medio rural presenta un proceso de diferenciación, caracterizado por el establecimiento de dos actores socioproductivos bien definidos (Cox, 1983; Flores, 1988; FAO, 1988; Rojas, 1986). Por un lado el sector de agricultura empresa­rial que ha logrado altos niveles de productividad e ingresos, con uso intensivo de capital y tecnología, y por otro lado el sector de agricultura campesina que representa alrededor del 85% de la población rural del país (Rojas, 1986), con niveles de marginalidad y empobrecimiento creciente (Rodríguez, 1985).

Las unidades productivas campesinas son siste­mas de producción que presentan una diversidad de rubros, tanto agrícolas como pecuarios, en que el objetivo productivo es obtener un máximo de pro­ducción predial en función de las necesidades del grupo familiar, más que un máximo producto por rubro, y donde la unidad de organización técnica de la producción es el predio y no un rubro en particu­lar (Díaz, 1986). El resultado productivo del siste­ma depende de las decisiones tomadas por los pro­ductores en cuanto a la distribución y uso de tierras, mano de obra, capital, manejo de los cultivos, ga­nadería y actividades extraprediales, así como tam­bién del apoyo del entorno institucional.

Dadas las características del proceso productivo de las unidades campesinas es necesario un enfoque metodológico de investigación, que permita abor­dar los sistemas de producción estudiando los dis­tintos componentes que los conforman y las interac­ciones que se establecen entre ellos. La presente investigación, utilizando el enfoque de investiga­ción de sistemas de producción, tiene como objeti­vo caracterizar y determinar la importancia del componente pecuario en las unidades productivas campesinas de algunos sectores de la VII Región del Maule.

 Trabajo financiado con aportes del Centro Humanista para el Desarrollo Campesino (CATEV).

Material y métodos

Para la selección del área de estudio se consideró la existencia de pequeños productores, correspon­dientes a los tipos Minifundistas y Parceleros de Reforma Agraria, objetos del presente estudio. Las localidades rurales seleccionadas fueron las de Bajos de Lircay y Punta Diamante, y los sectores parcelados de Santa Isabel, Las Higueras y Las Peñas, ubicados en la zona precordillerana de la comuna de San Clemente, provincia de Talca, VII Región, Chile.

El universo en estudio está representado por el total de productores parceleros y minifundistas po­seedores de ganadería, considerando como tales a aquéllos que desarrollen por lo menos alguno de los rubros productivos bovino, porcino, equino, ovino o caprino, en un número tal que les permita repro­ducir sus existencias.

Para conocer este universo se hizo necesario recurrir a la realización de un censo ganadero que tenía los siguientes objetivos:

Tipificar los productores de acuerdo a la canti­dad y tipo de tenencia de tierra. Identificar a los productores campesinos posee­dores de ganadería de modo de permitirla selec­ción de la muestra de productores con los cuales se trabajaría. Establecer una estrecha relación con los campe­sinos, a modo de obtener una información fide­digna en el momento de realizar la encuesta definitiva, cuyas características no son aptas pa­ra ser utilizadas en una primera visita.

El censo fue desarrollado durante tres semanas, en las que se aplicó una encuesta que consideraba en su mayor parte variables de tipo cuantitativas rela­cionadas con las existencias animales y la cantidad de tenencia de tierra por productor. Se contabilizó un total de 63 productores poseedores de ganadería, representando el universo de la investigación y de los cuales 41 eran pequeños productores minifun­distas (60% del total de minifundistas) y 22 parcele­ros (88% del total de parceleros). De ellos se obtuvo una muestra de tipo estratificada, que incluyó al 40% del universo y que fue calculada por afijación proporcional en los dos grupos de estudio. Su tama­ño fue fijado en base a limitaciones económicas que impidieron trabajar con el total o un porcentaje mayor de productores.

Los productores fueron seleccionados al azar, resultando 16 minifundistas y 9 parceleros, de los cuales debieron ser eliminados 2 productores por estrato, en el momento de la elaboración de la información, debido a la poca consistencia de los datos obtenidos.

Para la recolección de la información se utilizó una encuesta que rescató información de las activi­dades prediales acontecidas en el período transcu­rrido entre julio de 1988 y julio de 1989.

El cuestionario de la encuesta se resume en los siguientes items.

a)

Identificación de la encuesta y el encuestador.

b)

Estructura familiar e ingresos. En este item se incluyen variables cuantitativas y cualitativas relacionadas con la composición del grupo familiar e ingresos percibidos desde fuera del predio por conceptos de venta de mano de obra o subsidios estatales que llegan como pen­siones u otras formas a la familia campesina.

c)

Uso de la tierra. Comprende información referente a las superfi­cies de terrenos destinadas a las distintas activi­dades productivas que se desarrollan en los pre­dios.

d)

Acceso y entrega de la tierra. Orientando a cuantificar los ingresos y costos de arriendo de tierras.

e)

Producción agrícola y frutícola. Cuantifica los niveles de producción y las canti­dades que se orientan a la venta o al autoconsu­mo familiar.

f)

Inventario ganadero de acuerdo a condición pro­ductiva.

g)

Producción Animal. Cuantifica los niveles de producción, sus ventas y el autoconsumo familiar.

h)

Costos agropecuarios. Cuantifica los costos de producción por rubro productivo.

i)

Otros ingresos productivos. Incluye ingresos por concepto de actividades forestales, de recolección de productos silvestres y de actividades de artesanía realizadas en el predio.

Para determinar la importancia de la producción pecuaria en la generación de ingresos a la unidad campesina, fue necesario realizar un estudio de la totalidad de los ingresos y costos que tienen las unidades campesinas, debiendo considerar en el análisis el valor del autoconsumo, factor muy im­portante en este tipo de unidades de producción que destinan gran parte de los productos a este fin (cua­dro 1).

CUADRO 1 COMPOSICIÓN DEL INGRESO TOTAL FAMILIAR Y DE LOS COSTOS PRODUCTIVOS

INGRESO TOTAL FAMILIAR

* Ingresos Directos

Ventas agrícolas Autoconsumo agrícola Total Agrícolas Directos

Ventas pecuarias Autoconsumo pecuario Total Pecuarios Directos

* Ingresos Indirectos

Subsidios, pensiones, jubilaciones Venta de mano de obra Arriendo de tierras Otros ingresos (comercio, recolección)

* Ingreso Total Familiar

-

COSTOS PRODUCTIVOS

* Costos Directos

Insumos agrícolas Mano de obra agrícola Total Agrícolas Directos

Insumos pecuarios Mano de obra pecuaria Contratada Total Pecuarios Directos

* Costos Indirectos

Contribuciones Deudas tierra Cuotas de riego

* Costos Productivos

-

Para el análisis e interpretación de los datos se procedió a tabular la información, la que posterior­mente fue ingresada y procesada estadísticamente en el programa computacional Lotus. El análisis estadístico consistió básicamente en calcular me­dias, varianzas, desviaciones estándar, prueba de ji cuadrado y pruebas de comparación de grupos de distinto tamaño de la 't' de Student.

Resultados y discusión

Las explotaciones campesinas estudiadas, son uni­dades de producción conformadas por dos compo­nentes fundamentales que le dan la estructura y funcionalidad. El componente socioeconómico, re­presentado por la familia campesina y el componen­te agroecológico representado por el sistema de producción agrícola y el sistema de producción pecuario. Estos componentes se interrelacionan de tal manera que conforman un todo que funciona como una unidad que establece múltiples relaciones con su entorno (Figura 1).

 Figura 1: Flujo predial

Entrada de insumos pecuarios. Salida de productos pecuarios. Salida de productos agrícolas. Entrada de insumos agrícolas. Entrada de bienes de consumo que no pueden ser producidos en el predio. Salida de productos (ni agrícolas ni pecuarios). Autoconsumo de productos pecuarios. Mano de obra familiar destinada a uso pecuario. Mano de obra familiar destinada a uso agrícola. Autoconsumo de productos agrícolas. Mano de obra familiar que sale fuera del predio (vendida). Mano de obra contratada de fuera del predio. Mano de obra contratada para actividades pecuarias. Mano de obra contratada para actividades agrícolas. Subsidios, pensiones, jubilaciones, etc. Impuestos, gastos financieros, otros gastos.

Descripción del Agroecosistema

Los agroecosistemas están representados por la su­perficie de tierra predial donde se desarrollan las activiciacies agrícolas y pecuarias (Hart, 1985). En general los predios campesinos son de pequeñas superficies. Para el caso de los parceleros un pro­medio de 13,3 hectáreas físicas y para el caso de los minifundistas un promedio de 6,5 hectáreas físicas.

Para los estratos de productores la estructura productiva es similar. El cuadro 2 muestra las fre­cuencias en que se encuentran los distintos rubros productivos y la participación que cada uno tiene en la superficie predial en el total de productores de la muestra.

CUADRO 2 UTILIZACIÓN DE LA SUPERFICIE DE SUELO PREDIAL EN EL TOTAL DE PRODUCTORES EN LA TEMPORADA 1987-1988

Rubros productivos

Frecuencia en que dicha actividad está presente. (%)

Superficie predial utilizada en dicho rubro. (% promedio)

Pradera Artificial

76,2

26,2

Pradera Natural

38,1

19,3

Trigo

71,4

12,2

Papa

85,7

10,4

Maíz

61,9

6,6

Bosques

14,3

6,1

Porotos

66,7

5,6

Construcciones

100,0

5,6

Remolacha

14,3

3,5

Huerta

85,7

2,9

Maravilla

4,8

1,6

TOTAL

-

100,0

La situación presentada muestra que la estructu­ra de producción tiene como característica principal la diversidad productiva, desarrollándose en la mis­ma explotación distintas alternativas donde predo­minan los cultivos de la papa, trigo y hortalizas (huerta) y las praderas artificiales. Esta característi­ca de diversificación productiva concuerda en tér­minos generales con los trabajos de Berdegué y Nazif (1988), Rojas y Reyes (1987) y Flores (1988), existiendo pequeñas diferencias en los por­centajes, los que obedecen a las distintas zonas agroclimáticas donde se realizaron dichos estudios. En general los sistemas de cultivos desarrolladosen el sector se caracterizan por una baja incorpora­ción tecnológica. Utilizan semillas obtenidas de cosechas anteriores y fertilizantes en muy bajas dosis. La preparación de suelos se realiza con trac­ción animal y sólo en algunos casos se recurre a la contratación de maquinarias. En relación con las cosechas, estas se realizan generalmente a mano y con caballos (maíz, porotos, papas), recurriendo a maquinarias sólo para la cosecha del trigo. Todo lo anterior redunda en una baja productividad.

La situación de utilización de los factores tierra y mano de obra es similar para los dos estratos de productores, donde el componente agrícola utiliza el 42,8% de la superficie predial, lo que representa el 48,1% de la superficie de riego. En relación a la mano de obra total utilizada en las actividades del predio, tanto en actividades agrícolas como pecua­rias, la mayor parte (85,8%) es aportada por los integrantes de la familia campesina, y sólo el 14,2% restante proviene de personas fuera del predio que son contratadas en los períodos de mayor demanda de trabajo en el rubro agrícola. El componente agrícola utiliza mano de obra familiar y mano de obra contratada fuera del predio, fundamentalmen­te para las actividades de preparación de suelos, siembra y cosecha de los distintos cultivos. En el cuadro 3 se presentan además los estándares de utilización de mano de obra para los distintos culti­vos, obtenidos en el presente trabajo, y se comparan con los obtenidos por otros investigadores. En ge­neral los valores son similares, existiendo diferen­cias según el distinto nivel de mecanización utiliza­do en cada caso. CUADRO 3 UTILIZACIÓN DE MANO DE OBRA (JORNADAS/HOMBRE/HECTÁREA) Y RENDIMIENTO DE LOS CULTIVOS (qq/há), SEGÚN TIPO DE AGRICULTURA  

Cultivo

Presente investigación

Agricultura empresarial VII Región**

Total VII Región***

j/h/há

qq/há

j/h/há

 qq/há

j/h/há

qq/há

Trigo

11,0

16,7

s/i

28,0

12,6

12,4

Papas

57,0

92,0

53,5

184,0

72,2

115,6

Porotos

38,0

8,8

41,7

14,4

60,7

12,6

Maíz

40,0

s/i*

24,8

45,0

34,2

28,0

** Los valores no se pudieron calcular ya que la mayoría de los productores no pesan ni ponen su cosecha en  sacos. ** Fundación Chile (1988-1989). *** Carreño (1977).

En relación con la producción pecuaria se identi­ficaron cinco rubros productivos en los dos estratos de productores: Avícola, Equino, Porcino, Bovino y Ovino. Se observó la tendencia a desarrollar en la misma unidad productiva la totalidad de los rubros, exceptuando a la regla el rubro ovino que está presente en muy baja proporción. La actividad pro­ductiva pecuaria que se desarrolla con mayor fre­cuencia es la avícola, luego la equina, seguida de la actividad porcina y bovina, hasta llegar finalmente al rubro ovino. En el cuadro 4 se muestra la frecuen­cia en que cada rubro está presente en cada tipo de productor. La situación es muy similar para los dos estratos productivos.

CUADRO 4 FRECUENCIA DE CADA RUBRO, SEGÚN PRODUCTOR (%)

-

Avícola

Equino

Porcino

Bovino

 Ovino

Parcelero

96,0

60,0

60,0

64,0

8,0

Minifundista

97,0

72,1

55,9

52,9

7,4

  El componente pecuario utiliza las superficies de praderas artificiales, praderas naturales y bosques, que en total abarcan el 51,5% de la superficie pre­dial, lo que representa un 51,9% de la superficie de riego predial. En relación a la utilización de la mano de obra, el componente pecuario utiliza el 40% del total empleado en el predio, lo que deja un 60% para las actividades agrícolas. Las totalidades de la ma­no de obra utilizada en el componente pecuario es aportada por los integrantes del grupo familiar, dedicándose la mayor parte de ella a labores de ordeña, suministro de alimentos, preparación de praderas y vigilancia.

Ingresos de las Unidades de Producción Campesinas

En el sector productivo campesino gran parte de laproducción está destinada a asegurar el autoconsu­mo familiar. Por lo tanto, parte importante de los ingresos no se perciben en dinero, sino en especies. Además en este tipo de predios existe una estructura productiva muy diversificada y por lo tanto el ingre­so se genera a partir de varios rubros productivos, que conjuntamente con los salarios de algunos miembros del grupo que trabajan fuera del predio, conforman el ingreso total familiar.

Con el fin de caracterizar los ingresos de estos productores se definen los distintos componentes del ingreso total de la familia campesina (cuadro 1). El ingreso total familiar representa la totalidad de los ingresos percibidos por la familia campesina, y está constituido por los ingresos monetarios (ventas agrícolas y pecuarias e ingresos indirectos) y no monetarios (autoconsumo agrícola y pecuario) por productor.

En el cuadro 5 se muestran los montos promedio y los ingresos directos e indirectos por productor. Se evidencia que comparativamente el estrato de minifundistas recibe tan sólo un 38% de los ingre­sos que perciben los parceleros. En el mismo cua­dro se muestran también los ingresos directos e indirectos, evidenciándose que sólo existen dife­rencias estadísticas entre los ingresos directos, lo que nos induce a pensar que las diferencias en ingresos entre productores estarían dadas por la disponibilidad del factor tierra o eventualmente por distintos niveles de eficiencia productiva entre los estratos. 

CUADRO 5 INGRESO FAMILIAR ANUAL PROMEDIO Y SU COMPOSICIÓN, E INGRESOS DIRECTOS Y UTILIDADES POR HECTÁREA Y POR PRODUCTOR (Dólares de 1988)

--

Ingreso familiar promedio

Ingreso directo por hectárea

Utilidad por hectárea

Total

Directo

Indirecto

Parcelero

8.145,5a

 7.573,9a

571,6a

563,4*

342,9*

Minifundista

3.064,8b

 2.274,7b

790,la

463,0*

363,5*

a, b: indican diferencias estadísticamente significativas entre productores (p ≤ 0,05). *: indican que no existen diferencias estadísticamente significativas entre productores (p > 0,05).

Como una forma de comprobar a que se deben estas diferencias de ingresos, en el cuadro 5 se presentan también los ingresos directos por hectá­rea y utilidad por hectárea, entendida esta última como el valor que queda de restar los costos de producción a los ingresos directos, donde vemos que no existen diferencias estadísticas (p > 0,05) entre los valores, lo que deja en claro que las dife­rencias en ingresos entre estos dos tipos de produc­tores se debe básicamente a la distinta cantidad del recurso tierra que disponen y no a una diferencia en la eficacia productiva.

Como ya se planteó anteriormente una de las características más relevantes de este tipo de pro­ductores, es que el autoconsumo familiar tiene un rol muy importante. Esta situación se puede apre­ciar en el cuadro 6 donde se visualiza la participa­ción del autoconsumo en el ingreso directo de la unidad productiva.

El cuadro 6 además, permite afirmar que las economías de los minifundistas son principalmente de subsistencia, en que la mayor parte de la produc­ción está orientada a cubrir las necesidades de auto­consumo familiar, y una menor orientada al merca­do. A diferencia los parceleros tienen una mayor participación en el mercado, pues orientan la mayor parte de la producción a las ventas. Debe conside­rarse además que los montos absolutos que repre­sentan al autoconsumo familiar son iguales en los tipos de productores, lo que evidencia que los par­celeros tienen mayores excedentes de producción para destinar al mercado.

CUADRO 6 DESTINO DE LA PRODUCCIÓN AGROPECUARIA SEGÚN TIPO DE PRODUCTOR (%)

-

Autoconsumo*

Venta**

Parcelero

35.4b

 64,6a

Minifundista

63.7a

36,3b

*Corresponde a la producción agropecuaria autoconsumida en el predio, expresada en porcentaje. **Es el valor de la producción agropecuaria vendida, expresada en porcentaje, y representa los ingresos directos monetarios de la producción. a, b: Indican diferencias estadísticamente significativas entre productores (p ≤ 0,05).

El cuadro 7 muestra la participación de cada subsistema en la composición del ingreso directo en los dos estratos de productores y se aprecia la ten­dencia del componente agrícola a estar por sobre el componente pecuario, a pesar de haber trabajado sólo con productores con ganadería, donde se espe­raba que dicho componente jugara un rol preponde­rante. El análisis estadístico permite afirmar ade­más que la participación del componente pecuario en la composición del ingreso directo e similar entre los dos estratos de productores, a pesar de que existe una tendencia en los minifundistas a que el componente pecuario sea más importante.

CUADRO 7 PARTICIPACIÓN DE LOS SUBSISTEMAS PECUARIO Y AGRÍCOLA EN LA COMPOSICIÓN DEL INGRESO DIRECTO BRUTO PRODUCTIVO, EN LAS UTILIDADES Y EN LA COMPOSICIÓN DEL INGRESO MONETARIO AGROPECUARIO, SEGÚN PRODUCTOR (%)

---

Ingreso directo bruto

Utilidades

Composición del ingreso monetario agropecuario

Pecuario

Agrícola

 Pecuario

Agrícola

Pecuario

Agrícola

Parcelero

 39,9*

60,5*

43,1

56,9

51,9

48,1

Minifundista

 49,2*

50,8*

48,0

52,0

70,1

29,9

*Indica que no existen diferencias estadísticamente significativas entre productores (p > 0,05).

Si estos resultados se comparan con los datos obtenidos por Crispi y Rivera (1982), quienes indican que los ingresos pecuarios representan porcentajes más bajos que los ingresos agrícolas (entre 13,3 y 32,6% con un promedio de 24,1 %) y los datos de Rojas y Reyes (1987) para quienes el componente pecuario genera sólo el 19% de los ingresos, vemos que la información del cuadro 7 confirma esta tendencia, sin embargo, este trabajo muestra cifras superiores a las ya citadas, las que son atribuidas al hecho de haber trabajado sólo con productores que poseían ganadería.

Si seguimos la comparación de los dos subsiste­mas e incluimos dentro del análisis los costos de producción y los restamos a los ingresos totales de cada subsistema, obtenemos las utilidades de cada componente. En el cuadro 7 vemos que al analizar las utilidades se mantiene la igualdad entre produc­tores y el componente agrícola sigue por sobre el componente pecuario. Podríamos concluir del aná­lisis que la eficiencia de cada estrato es similar, pues al concluir los costos de producción la situa­ción se mantiene estadísticamente igual. En el mis­mo cuadro se muestra la participación de ambos subsistemas en los ingresos monetarios agropecua­rios, valor que representa el total de las ventas agropecuarias prediales. Allí se evidencia la gran importancia que juega el componente pecuario en la generación de los ingresos monetarios de las unida­des productivas campesinas, pues sobrepasa en par­ticipación al componente agrícola, situación que se ve mucho más acentuada en el estrato de minifun­distas, donde un 70% de los ingresos monetarios son generados por el componente pecuario, dejando al componente agrícola sólo un 30% a pesar de que no hay diferencias estadísticas entre productores. Se evidencia también la importancia que juega el autoconsumo familiar en este tipo de productores pues al ser eliminados del análisis invierte los resul­tados de utilidad y aquéllos del cuadro 7. Por últi­mo, al desagregar los ingresos pecuarios según ru­bro se encontró que el rubro bovino y el avícola, en conjunto representan entre el 80 y 90% de los ingre­sos pecuarios, dejando a los otros rubros con una baja participación.

Si centramos la atención en el componente pe­cuario y lo analizamos en forma individual (cuadro 8) vemos que el ingreso total pecuario se genera en forma diferente según productor, ya que en el caso de los parceleros, la mayoría de este ingreso se genera a partir de las ventas, a diferencia de lo que ocurre con los minifundistas donde la mayor parte se genera como autoconsumo familiar.

CUADRO 8 COMPOSICIÓN DE LOS INGRESOS (PECUARIO, BOVINO Y PORCINO), POR PRODUCTOR (%)

--

Ingreso pecuario

 Ingreso bovino

 Ingreso porcino

Autoconsumo

Mercado

 Autoconsumo

Mercado

Autoconsumo

Mercado

Parcelero

30,8b

69,2

12,4b

87,6

24,6b

75,5

Minifundista

57,8a

42,2

38,3a

61,7

63,9a

36,1

a, b: indican diferencias estadísticamente significativas entre productores (p ≤ 0,05).

Los diversos rubros productivos pecuario tienen comportamientos productivos y económicos dife­rentes, situación que obedece, por un lado a las necesidades monetarias, necesidades de utilización de fuerza de tracción animal, necesidades de ali­mentación, como también al de disponer de un recurso de capital que le permita amortiguar las inestabilidades económicas del sistema productivo en su conjunto. A continuación se presenta un análi­sis individual que pretende identificar la importan­cia particular que cada una de las especies producti­vas pecuarias juega en la unidad productiva campe­sina.

El sistema de producción bovino es similar en los dos tipos de productores. El sistema predominante es el mixto de carne-leche en base a la raza Holando Europeo y con un bajo nivel de tecnificación. La tenencia por tipo de productor obedece a la siguien­te distribución: parceleros 14,1 bovino por produc­tor y minifundistas 4,4 bovinos por productor, evi­denciándose entonces rebaños de tamaño pequeño. Al estudiar la composición porcentual de la masa bovina en las distintas categorías animales, se ob­serva que el 62,6% de ésta corresponde a vacas y vaquillas, valor que al ser comparado con las exis­tencias y estructura regional del ganado bovino bajo tenencia campesina, resulta ser más elevado (47,4% de vacas y vaquillas en la región). Si se compara con cifras de los totales nacionales sigue manteniéndose una diferencia importante (Echeñi­que y Rolando, 1989), lo que podría indicar el alto potencial que tiene este sector productivo para in­crementar en forma rápida su masa ganadera.

 La especie bovina tiene un comportamiento pro­ductivo caracterizado por su orientación preferen­cial al mercado (cuadro 8). El análisis estadístico permite evidenciar diferencias entre productores (p ≤ 0,05). Así el rubro bovino es autoconsumo en una mayor proporción en los minifundistas que en el caso de los parceleros, donde el porcentaje destinado al mercado alcanza casi al 90%. Un análi­sis más detallado del destino de la producción bovi­na nos indica que la producción de carne está orien­tada en un 100% al mercado. En cambio la produc­ción de leche tiene dos destinos, el autoconsumo y el mercado. En la figura 2 se muestra la participa­ción que tiene cada uno de los destinos.

De la totalidad de la producción láctea, un 68,7% se orienta a la fabricación de quesos, los que están en su mayor parte dedicados al mercado, quedando una fracción pequeña para el autoconsu­mo (figura 2). El 31,3% restante, queda como leche fluida que es orientada en su mayor parte al auto­consumo familiar (figura 2).

Figura 2. Destino de la producción.

De acuerdo con esto el rubro bovino representa una fuente importante de ingresos monetarios a la unidad productiva campesina, considerando ade­más que aporta entre un 50 y 70% de los ingresos totales del subsistema pecuario. Sin embargo, este rubro juega además otro rol fundamental, que es el de servir de fuente de ahorro a la unidad campesina, la cual es transada en el mercado en los momentos en que la familia campesina sufre inestabilidades económicas o necesita generar efectivo para cance­lar deudas o comprar insumos para las actividades agrícolas (cuota CORA, impuestos, cuota de riego, compra de fertilizantes o semillas). Si se analiza el cuadro 9, se puede apreciar que la gran mayoría de los productores venden sus animales en los momen­tos en que hay necesidad de generar efectivo. Po­dríamos decir que el rubro animal en conjunto ofre­ce estabilidad que podría traducirse en la seguridad que genera a la familia campesina, compensando las inestabilidades o inseguridades que tiene el ru­bro agrícola en relación a la estabilidad de precios, ya que los campesinos reconocen al rubro agrícola como un componente poco seguro desde ésta pers­pectiva, a diferencia de lo que piensan del compo­nente pecuario.

En el cuadro 9 se aprecia claramente la tendencia que tienen los productores de echar mano a los animales en los momentos de apuros para generar efectivo, confirmando de esta forma el rol de estabi­lidad que genera el componente pecuario, situación que concuerda con Díaz (1988) y Ortega (1986).

CUADRO 9 MOTIVOS DE VENTAS DE ANIMALES BOVINOS (%) CICLO PRODUCTIVO1987-1989

-

No programadas*

Programadas**

Porcentaje de productores

87,5

12,5

*Se consideran como ventas no programadas a aquellas que tienen como objetivos generar efectivos en forma rápida, que generalmente se destinan a solventar gastos en salud, compra de insumos agrícolas, pago de créditos, pago de deudas y gastos ceremoniales. **Se consideran las ventas de animales a término y animales que no pueden mantenerse en el predio por exceso de carga animal.

En el rubro Porcino deben distinguirse dos tipos de productores: los que poseen una o más hembras reproductoras dedicadas a la crianza de lechones, los cuales pueden ser engordados o venidos como tales y los productores que compran lechones para ser engordados y dedicados al consumo o venta.

Los cerdos, en general, no dependen en forma importante del factor pradera, pues la mayor parte de la alimentación está aportada por los desechos y subproductos agrícolas prediales.

El rubro porcino muestra un comportamiento distinto según productor, pues en el estrato de par­celeros la mayor parte de la producción se orienta al mercado, a diferencia del estrato de minifundistas en que el autoconsumo es preponderante (cuadro 6).

El sistema de producción avícola se desarrolla principalmente en base a gallinas y pollos. Los promedios de existencias por productor son simila­res (19,7 aves en los parceleros y 21,2 aves en los minifundistas). La mayor parte de las aves criadas provienen de pollitos nacidos en el predio a partir de huevos de sus propias gallinas, y en casos esporádi­cos se compran pollos de menos de una semana de edad para complementar la crianza.

La producción, tanto de aves como de huevos, está orientada en su totalidad al autoconsumo fami­liar (95,8% de la producción) y la venta representa un accidente productivo. Para la familia campesina, las aves representan el principal alimento de tipo proteico disponible durante la mayor parte del año para el consumo diario.

Los equinos están presentes en la totalidad de los predios, con un promedio de 5,7 animales en los parceleros y de 2,6 en los minifundistas (p ≤ 0,05) lo que podría estar dado por la distinta demanda de trabajo que tiene cada una de las unidades de pro­ducción por la diferente disponibilidad del factor tierra que poseen. Se utilizan animales mestizos de gran alzada y gran musculatura, aptos para las acti­vidades agrícolas, los que además son utilizados como medio de transporte.

Los equinos permanecen en los mismos potreros con los bovinos y existe por tanto una relación de competencia por el recurso pradera.

La venta o consumo de animales, no se considera en el caso de los equinos como una tendencia pro­ductiva sino más bien, al igual que las aves, como un accidente productivo. Esto hace visualizar clara­mente el rol de entrega de fuerza de tracción, como objetivo primordial del rubro para la unidad produc­tiva campesina. Este se manifiesta tanto en el aporte de fuerza de trabajo en las actividades relacionadas con la preparación y cuidados de suelos para las actividades culturales, como en el aporte de movili­zación y transporte tanto de personas como de insu­mos y productos que entren y salgan del predio.

En la producción ovina predomina el sistema de tipo carne en base a la raza Suffolk-Down con bajo nivel de tecnificación.

Los ovinos generalmente se mantienen en las mismas praderas con las otras especies productivas, pero al ser considerados como las especies más rústicas, no reciben por lo general, ningún tipo de suplemento alimenticio. De este rubro productivo, la mayor parte de la producción (80%) está orienta­da al autoconsumo familiar.

Referencias

BERDEGUÉ, J., I. NAZIF. 1988. Sistemas de producción campesi­nos. Santiago, Grupo de Investigaciones Agrarias. Serie GIA/4. 169 p.

CARREÑO, D. 1977. Antecedentes estadísticos de la VII Región del Maule. Santiago, Banco de Datos de Investigaciones Agrarias. 10 p.

COX, M. 1983. La pequeña agricultura chilena: consideraciones actuales y perspectivas. En: Agricultura Chilena 1974-1982, política, evolución y campesinado. Santiago. Desarrollo Campesino S.A. 167 p.

CRISPI, J., R. RIVERA. 1982. Los bienes salarios en Chile: una forma moderna de acumulación primitiva. Santiago, Grupo de Investigaciones Agrarias, 158 p.

DÍAZ, M. 1986. Notas teórico metodológicas para el estudio de la producción animal en la economía campesina chilena. San­tiago, Grupo de Investigaciones Agrarias, 43 p.

ECHEÑIQUE, J., N. ROLANDO. 1989. La pequeña agricultura, una reserva de potencialidades y una deuda social. Santiago, Agraria, 193 p.

FAO. 1988. La formación de profesionales de ciencias agrarias para una agricultura en crisis. Santiago, Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, 27 p. (Serie Desarro­llo Rural N° 6). 120

FLORES, A. 1988. Planificación predial de economías campesi­nas mediante modelos de programación multicriterio: un estudio de caso. Tesis Med. Vet. Santiago, Universidad de Chile, Fac. Cs. Vet. y Pecuarias, 93 p.

FUNDACIÓN CHILE, 1989. Perspectivas de resultado económico de los cultivos, temporada 1988-1989. Agroeconómico Fun­dación Chile. Año 5 (4): 27-44.

HART, R. 1985. Conceptos básicos sobre agroecosistemas, Tu­rrialba, Costa Rica. Centro Agronómico Tropical de Investi­gación y Enseñanza. Turrialba. 159 p.

ORTEGA, E. 1986. Agricultura Campesina en América Latina y el Caribe. Santiago, División Agrícola Conjunta CEPAL/FAO, 15 p

RODRÍGUEZ, J. 1985. Distribución del ingreso y el gasto social en Chile. Santiago, ILADES, 204 p.

ROJAS, A. 1986. La agricultura campesina y el desarrollo del sector agrícola. Universum (Universidad de Talca). 1 (1): 55-62.

ROJAS, A., REYES, J. Diferenciación de los productores familia­res campesinos en el Chile Central. Talca, Ediciones Funda­ción OCAC, 106 p.